English version 

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) declara:

Disciplinar a su hijo no es fácil, pero es parte de una buena crianza.  
El AAP recomienda un enfoque de 3 pasos para una disciplina infantil eficaz:

  1. Cree una relación positiva, de apoyo y amorosa con su hijo. Esto ayudará a su hijo a querer mostrar un buen comportamiento no por miedo, pero para ganarse su amor. 
  2. Use el refuerzo positivo para aumentar el comportamiento que desea de su hijo. Sorpréndalos siendo buenos y felicítelos. 
  3. Si siente que se necesita disciplina, no le dé nalgadas ni use otros castigos físicos. Pruebe un tiempo fuera para los niños pequeños. Para niños mayores, intente quitarles sus privilegios favoritos, como las actividades deportivas o jugar con amigos por un buen rato. 

Hable con el médico de su hijo si tiene preguntas sobre la disciplina. 

Buen toque

Escuchamos mucho sobre malos toques. Los periódicos están llenos de historias de abusos sexuales. Muchos padres, especialmente papás, se preocupan por tocar a sus hijos por temor a que los malinterpreten. 

Todos necesitamos contacto físico. El afecto físico nos ayuda a sentir amor. Abrazar y besar a los niños, de manera no sexual, es muy importante para su desarrollo. 

  • Abrace a sus hijos a menudo. Les gusta sentirse cerca. 
  • Deje que se suban a su regazo. Abráselos cariñosamente.
  • Felicítelos dándoles una palmada en la espalda, frotándoles la cabeza o chocando los cinco.  
  • Juegue con ellos, ejemplos: a caballo, brincando en su regazo suavemente, mécelos en sus brazos o llévelos sobre sus hombros.
  • Muestre afecto a su pareja frente a su hijo tomándose de la mano o dándole un beso suave o un abrazo cálido. Aprenden a mostrar su afecto al verlo. 
  • Recuérdeles a sus hijos que nunca guarden secretos sobre los toques. Dígales que le digan de inmediato si alguien quiere que mantengan un contacto físico como secreto. 

Nalgadas

Las nalgadas y otras formas de castigo corporal no son buenas técnicas de crianza. De estas, su hijo aprende a:

  • Temer
  • Sentirse enojado e impotente
  • Que está bien pegar cuando estás muy enojado y más fuerte que la otra persona. 
  • Hacer que las cosas queden bien con violencia.

Por un corto tiempo, las nalgadas pueden detener el mal comportamiento en ese momento. Esto no dura. A menudo, los niños volverán a comportarse de la misma manera porque no aprendieron lo que hicieron mal.  

Usted quiere: 

  • Que el cambio de comportamiento sea permanente incluso cuando no estas cerca
  • Que su hijo lo respete y lo ame
  • Que su hijo use palabras, no puños, cuando está enojado o molesto

Las nalgadas enseñan lo contrario. 

Medical Services